Con un Programa Especial, el FICCI 57 será puerto y puente para los cines del Caribe

El Programa especial CINES DEL CARIBE: VISIONES DE LA RUINA, LO SUMERGIDO Y LO EMERGENTE, mostrará un panorama de producciones de distintos países en las que el Caribe es más que una zona geográfica o cultural, y se convierte en una experiencia de muchas capas, extraterritorial y universal

La edición 57 del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias –FICCI– trae este programa con el que busca ser puente y puerto para el intercambio entre las culturas de la región Caribe, que cada año es anfitriona del festival y que lo envuelve con su encanto, su diversidad cultural, sus contradicciones, y sus variadas y ricas narrativas. El Programa especial CINES DEL CARIBE: VISIONES DE LA RUINA, LO SUMERGIDO Y LO EMERGENTE, mostrará un panorama de producciones de distintos países en las que el Caribe es más que una zona geográfica o cultural, y se convierte en una experiencia de muchas capas, extraterritorial y universal.

CINES DEL CARIBE: VISIONES DE LA RUINA, LO SUMERGIDO Y LO EMERGENTE contó con la curaduría de Francisco-J. Hernández Adrián, doctor de la Universidad de Nueva York (NYU), director de la maestría en artes visuales y cultura en el Centro para las Artes Visuales y la Cultura de la Universidad de Durham, Inglaterra, quien se ha enfocado como investigador en las culturas insulares y caribeñas. Su curaduría acercará a los espectadores a los imaginarios y narrativas en conflicto que caracterizan el Caribe, tanto el de la experiencia como el del pensamiento cultural: isla / continente; adentro / afuera; plantación / ciudad portuaria; experiencia insular / visión cosmopolita; paraíso turístico / infierno sociocultural; cabaret tropical / rigidez sociopolítica. Un Caribe marcado por el contacto, a veces trágico u opresivo con la tierra, el agua y el aire.

El FICCI es una fiesta propia del Caribe, que lleva en su esencia la cultura de esta región que se expande por el mundo entero. Toma como sede a Cartagena, pero abraza toda la riqueza caribeña en la que destaca la naturaleza como una fuerza que, tal como brinda recursos, tiene la capacidad de destruir todo con su furia, de producir ruinas y sumergir realidades, pero también una compleja historia social y política de mezclas raciales, migraciones, dictaduras y revoluciones. Una intensa movilidad unida a una permanente estatismo. En el Caribe conviven una multiplicidad de relatos y universos que fusionan la alegría con la tragedia, la pobreza material con la inagotable creatividad de sus gentes, y otro sinnúmero de realidades.

El Programa presentará ocho producciones, tan variadas como la región. Se exhibirá la versión restaurada del clásico cubano y latinoamericano Memorias del Subdesarrollo (1968) de Tomás Gutiérrez Alea, que presenta una mirada lúcida e irónica sobre la sociedad cubana y la energía revolucionaria de los años sesenta, desde la perspectiva de un burgués aislado. Caballos (Cuba, 2015), ópera prima de Fabián Suárez, quien revisita desde nuevos puntos de vista la experiencia histórica y estética de la obra maestra de Gutiérrez Alea.

Para abrir el panorama y la discusión sobre el Caribe actual se proyectarán tres producciones recientes: en Meurtre à Pacot (Asesinato en Pacot, 2014) del haitiano Raoul Peck, un hombre intenta reinventar su vida después del gran terremoto que afectó a ese país; Beira-Mar (Brasil, 2015) de Filipe Matzembacher y Marcio Reolon, acompaña la exploración amorosa de dos jóvenes a las puertas de la adultez; y el documental mexicano Ruinas tu Reino (2016) de Pablo Escoto, registra un viaje de ida y vuelta de un grupo de pescadores a través del Golfo de México.

Cerrando la muestra de películas producidas en la región estará el documental dominicano Jeffrey (República Dominicana y Francia, 2016) de Yanillys Pérez, que se acerca a las duras realidades de la pobreza infantil. Finalmente, desde el Caribe colombiano, será el estreno mundial de Keyla (2016), dirigida por Viviana Gómez Echeverry y filmada en la Isla de Providencia, vista aquí desde un universo adolescente y femenino de pérdidas y reencuentros.

Por último y como apertura a un sugerente contrapunto insular, estará la multimpremiada película taiwanesa Stray Dogs (Perros de la Calle, 2013), en la que un padre alcohólico y sus dos hijos intentan mejorar su vida en un entorno que va desde los bosques y los ríos hasta las calles de una ciudad devastada por el capitalismo.